Viaje a Praga

Hola Viajer@s:

Debo decirlo, ¡cada nuevo viaje está haciendo de este propósito algo ciertamente emocionante! ¿Y cómo no en una ciudad como Praga?

Nos gusta viajar y Praga es ese tipo de ciudades en las que al llegar el recorrido apenas comienza. La capital de la República Checa nos transporta en el tiempo: El Pasado, con sus glorias y también sus pesadillas; El Presente, la ventana abierta para que los sentidos se deslumbren en cada uno de sus rincones y El Futuro, ese del que ustedes y yo seremos parte solo por decidir visitar este destino escondido en su propia magia.

Confieso que los castillos son esos grandes misterios que me atan más a Europa (y más de una decena de razones personales); la necesidad descubrir es parte de lo que somos como viajer@s y, sin duda, Praga tiene muchísimo de esto. ¡Qué ciudad!

Torre de la Pólvora. Praga - Paco. Abr.5 2013

Foto: Torre de la Pólvora. Derechos: Paco Bellido.

Hoy recomiendo el viaje a Praga siguiendo los pasos de Paco, uno de estos viajeros que ha hecho del mundo su propia casa, con un perfil ampliamente cultivado que me hace pensar varias veces antes de afirmar si él recorre el mundo, o el mundo lo recorre a él. En su última visita a Praga ha hecho una descripción de lo mejor de la ciudad, con fotografías celosamente protegidas y como buen cazador de destinos, “poniendo la bala donde pone la mira”. El estilo de su relato te hace sentir que te ha hecho madrugar antes de la salida del sol, te ha agarrado de la mano y, corriendo te ha llevado para mostrarte una de esas cosas que se muestran solo a alguien que se quiere mucho (sin sentimentalismos pero esa es la sensación, ¡después de leerlo salí a la cocina a tomar un vaso de agua y creyendo que mis pies estaban cansados!).

¿Es un viaje A bordo o A pie?

Bueno, Paco no advierte haber usado algún medio de transporte dentro de la ciudad y los detalles de su vuelo tampoco se detallan, pero nos lleva a ver cómo emerge la bruma del río Moldava sobre el Puente Carlos, avanzando hasta el Castillo de Praga, pasando por la ciudad antigua (con su emblemático reloj astronómico que reúne a cientos frente a sí cada hora para el desfile de sus particulares personajes) y terminando en el cementerio Judío y su alrededor. Por lo dicho será uno de esos recorridos hecho paso a paso y que engrandecen el espíritu cada segundo.

Dos datos prácticos: El centro histórico de Praga hace parte del Patrimonio de la Humanidad desde la declaración de la UNESCO en 1992 y, pese al frío, muchos recomiendan visitar Praga en invierno.

¡Chao, un nuevo viaje la próxima semana!

A bordo o a pie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s