La Isla de Marco Polo

Hola Viajer@s:

Ir y venir por la red ha sido ahora un pasatiempo muy entretenido que me ha dejado muchas satisfacciones, yo sabía que había algo mucho mejor para ver (más que solamente mi correo electrónico) y lo he encontrado: salir por el mundo juntos con los viajeros que publican sus relatos.

Justo hace un par de días recibí la respuesta de Víctor, viajero y escritor de su propio blog, quien me dejaba la puerta abierta para revisar y seleccionar uno de sus viajes… ¡y por supuesto así lo hice! Croacia: ¡allá vamos!

Hoy los invito a que viajemos a un lugar que nadie conoce, pero que llama la atención por el nombre de su anfitrión, MARCO POLO.

?

Foto: Korkula. Fuente: Mi patria son mis zapatos

¿Por qué creo que he escuchado antes el nombre de Marco Polo? Nos preguntaremos cada uno.

En la parte occidental del mundo este nombre pasa por reconocido pero sin muy cierto conocimiento de quién se habla (el único marinero que conocemos perfectamente es Cristobal Colón). Rápidamente podemos decir que Marco Polo fue un viajero y mercader italiano, encomendado misionero de la dinastía Mongola en la primera mitad del siglo XIII, narró sus numerosos viajes en el libro El Descubrimiento del Mundo ó El Millón y para quienes han estado en los Estados Unidos, cuando alguien se pierde en el bosque o cualquier espacio no citadino, la persona que cree no estar perdida grita “MARCO” esperando que la “perdida” responda “POLO” hasta reunirse nuevamente (very smart!).

Pues bien, Víctor se ha escapado hasta Korkula, la Isla de Marco Polo, el lugar donde según la tradición local, no comprobada, nació nuestro ancestro viajero; ¡este es nuestro viaje recomendado de hoy, un recorrido A bordo y A pie!

A bordo del ferri que conduce a los viajeros desde Orebic hasta la isla se hace la primera parte del trayecto. Se llega a un lugar arquitectónicamente atractivo, perfecto para recorrerse en un rato de la noche, disfrutando sus luces y encantos, y en la mañana para acceder a otros sitios, que en palabras de nuestro viajero guía “tenían un ambiente especial”. Construcciones centenarias, calles empedradas, mar, algunas reliquias del conocido mercader y vistas que bien valen el viaje. Al final da la sensación de haber sido un recorrido corto de gran satisfacción, terminado con una postal del pueblo, que me recuerda a las fotos más populares de la bella y amurallada Cartagena de Indias.

Chao, hasta un nuevo viaje!

A bordo o A pie

Anuncios